Rutina diaria: Limpieza facial de 3 pasos

Cuando hablamos de rutinas de belleza para nuestro rostro, más que maquillajes y mascarillas milagrosas, tenemos que pensar a largo plazo. La piel de la cara es sumamente delicada y necesita que la tratemos con cariño para que no se maltrate.



Por eso, si queremos vernos siempre bellas es importante que adoptemos rutinas que nos den buenos resultados sin darnos muchos dolores de cabeza para que no nos cueste hacerlas. Por eso hoy les comparto exactamente lo que hago para cuidar la piel de mi carita todos los días.


Esta rutina tiene solo tres pasos, porque es realmente lo único que hace falta. Es fácil, es rápida y depende de los productos que elijas puede ser super económica y lo mejor de todo es que se puede ajustar a cualquier tipo de piel.


Paso 1: Limpia


Escoge un limpiador que valla acorde con tu tipo de piel. Yo tengo una piel grasosa y por eso prefiero usar jabones que no tengan aceite. Hay montones de opciones veganas buenísimas como por ejemplo la línea de productos de Alba Botanica y Shea Moisture. Cada uno tiene sus propias instrucciones específicas, pero trata de usar agua tibia para no lastimar tu piel.


Yo utilizo el Bamboo Charcoal Detoxifying Foaming Facial Wash de Shea Moisture. Es sumamente ligero, pero cumple muy bien con su función.


Paso 2: Tonifica

El tónico, tonificador o toner es un paso sumamente importante. Ayuda a cerrar los poros para que no entre suciedad después de limpiar la piel y es muy bueno para mantenerla fresca. Hay muchas marcas de belleza vegan que tienen toners muy buenos, pero algo tan simple como lo que en mi país llaman el Agua Maravilla (Witch Hazel) es muy bueno para esto. Yo estoy alternando el Refreshing Toner y el Rose Water Mist de Simple Natural Balms, que ya les he comentado que está entre mis marcas favoritas.


Paso 3: Humecta

Espera unos segundos para que se seque bien el toner y luego aplica el humectante. Vas a encontrar mil y una crema hidratante para todo en la historia: antiarrugas, para piel grasa, normal y seca, para la piel sensible, para personas con acné, para las manchas... y por ahí sigue la lista. Yo he probado algunas, pero la verdad es que no siento que ninguna me de mejor resultado que el aceite de coco. Ya saben que el aceite de coco tiene montones de usos, y lo mejor de todo es que sin importar tu tipo de piel lo puedes usar. Además, aun siendo un aceite, sus propiedades antibacteriales lo hacen particularmente bueno para personas con acné.


Haz esta rutina dos veces al día, una en la mañana y una en la noche, y verás como en 2 o 3 semanas verás resultados super super buenos.


Para mejores resultados añade una vez a la semana una mascarilla hidratante y una exfoliación. Esto ayuda a limpiar las impurezas que se acumulan en los poros, pero no son pasos que deben hacerse con mucha frecuencia porque pueden maltratar o resecar la piel.

107 vistas0 comentarios