top of page

Como hacer tu propia Auditoría de Clóset Consciente

Actualizado: 7 ene

¿Sientes que tienes el closet lleno de ropa, pero no tienes nada que ponerte?

Pues muy probablemente se debe a una de estas 3 razones:

Gabriela Rocafort holding clothes in her hands
photo by: Milenys Alfonso

1. No conoces tu estilo

O sea, todavía no sabes con a ciencia cierta cuáles son las piezas, las siluetas, los estilos, los colores y las combinaciones que te hacen sentir en comodidad y que te ayudan a mostrar tu personalidad sin esfuerzo.


2. No sabes maximizar tus piezas

Seguro tienes millones de combinaciones potenciales en tu clóset, pero no sabes cómo sacarles el jugo.


3. Tienes ropa de más en tu clóset

Podemos apostar a que tienes un montón de ropa en tu clóset que no te sirve, que está dañada, que hay que arreglar, que no te gusta... y quizás ¡hasta con etiquetas!


¿Te identificaste con alguna?


Si es así, déjame decirte que este es el momento ideal para empezar a hacer cambios que te permitan crear el clóset de tus sueños: uno funcional y con el que puedas reflejar tu personalidad con cada una de las piezas. Para eso vamos a comenzar a renovar tu closet desde 0 y el primer paso es hacer una

Auditoría de Clóset


¿Qué es una auditoria de closet?

Una auditoria es el proceso de evaluar cada una de las piezas que tienes en tu closet de forma objetiva, para determinar que piezas realmente te están aportando valor, cuáles solo están ocupando espacio y qué piezas podrías añadir para maximizar todo lo que ya tienes.


Ok Gabie, brutal... pero, ¿cómo se hace una auditoria?

Hay muchas formas de hacer una auditoría, pero claro, aquí queremos que tu proceso sea lo más simple y consciente posible, así que para lograrlo, necesitas seguir los siguientes pasos:


1. Saca TODO de tu closet

Vas a sacar todas tus piezas del clóset, de las gavetas y de cualquier otro sitio donde guardes ropa y la vas a poner sobre una superficie plana (el piso, tu cama, donde quieras) para que la tengas toda visible a la vez.


PRO TIP: Aprovecha para limpiar los espacios y tenerlos set para cuando devuelvas tu ropa.


2. Divide tu ropa en 3 categorías

Ahora todo, todo, todo lo vas a dividir en 3: lo que definitivamente amas y se queda contigo, lo que hay que pensar porque no estás segurx y la que definitivamente cumplió con su propósito y vas a decirle bye, bye. Trata de hacer esto de la forma más objetiva posible. Piensa en qué ropa realmente usas, qué ropa funciona para tu estilo de vida y con qué ropa puedes aprender a jugar más o alterarla para sacarle partido.


3. Reevalúa la categoría 2

Vuelve a evaluar las piezas que están en el más o menos y determina qué se queda y qué se va.

4. Subdivide la categoría 1

Ahora que ya sabes que piezas se quedan definitivamente, divide tu categoría 1 entre las piezas que están ready para volver a su lugar, y las que por alguna razón necesitan cariñito. Inspecciona bien tus piezas y chequea que no tengan manchas, rotos, costuras que arreglar, detalles sueltos o color desteñido, y las que sí, las pones aparte para arreglarlas.


Cuando termines, regresa lo que está ready a su lugar.


5. Subdivide las piezas que quedan

Ya solo quedan piezas que arreglar y piezas que descartar. Recuerda que esta auditoría buscamos hacerla de la forma más consciente y sostenible posible, así que botar ropa o donar a lo loco no son opciones de descarte. En vez de eso, vamos a pensar que las piezas que vamos a descartar tienen que estar en perfectas condiciones, así que subdividimos otra vez. Aquí vamos a separar: lo que está ready para regalar, lo que necesita arreglos pequeños, lo que necesita modificaciones grandes, lo que se puede arreglar en casa y lo que definitivamente ya no tiene remedio.


6. Empaca tus piezas y déjalas ready para trabajar con ellas.

Una vez hayas separado todo, es tiempo de empacar la ropa. No queremos que la ropa esté dando vueltas por la casa y ocupando espacio en la silla de la esquina, así que justo al terminar empácala para trabajar con ella ASAP.


7. Reflexiona sobre tus hallazgos

Este proceso no es nada si no nos invita a reflexionar para conocernos mejor, para conectar con nosotrxs y lo que nuestro clóset nos dice sobre quienes somos y cómo lo reflejamos, así que al terminar, te propongo que te tomes unos minutos para hacer una pequeña entrada de journaling y pienses en la información que obtuviste de este proceso.


Yo te preparé una entrada de journal guiada especialmente para que te goces este proceso 😘, así que puedes descargarla aquí: Reflexionando sobre mi auditoría de clóset.



¿Quieres ver cómo hice mi auditoría? Chequéala aquí:


Una vez que termines, ya tienes el clóset ready para los siguientes pasos:

2. Arreglar la ropa que no está en condiciones

3. Disponer de la ropa que ya no te funciona

4. Categorizar tu closet por cápsulas

5. Identificar las piezas que puedes agregar para añadir valor a tu closet


(Todos estos pasos son parte de nuestra Asesoría: Renueva tu Clóset)


¿Sientes que te iría mejor haciendo este proceso de manera guiada?

I got you, babe. Separa aquí tu Asesoría Inicial y empecemos ya a trabajar en conjunto para crear el closet de tus sueños.


Estoy feliz de estar compartiendo este proceso contigo, así que espero que tú también te los disfrutes un montón de principio a fin.


-¡Nos vemos pronto, beibi! ✨-



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page